Conoce el carnaval de República Dominicana

Conoce el carnaval de República Dominicana, viajando a Santo Domingo en el mes de febrero, cuando serás parte de la fiesta más importante y trascendente de esta nación, donde se refrenda su cultura popular y conocerás aspectos resaltantes de este vibrante país en América del Norte.

El carnaval de República Dominicana

Es una celebración que se realiza cada domingo del mes de febrero, mediante coloridos desfiles a lo largo de las principales ciudades del país y, en especial, en Santo Domingo, su capital.

Es una fecha festiva para los dominicanos, durante la cual salen a las calles de sus pueblos para disfrutar de estas actividades con familiares y amigos; realizando actividades que incluso se extienden hasta el mes de marzo.

Todos los interesados en participar en este evento se atavían con máscaras, disfraces, vestido coloridos y otras prendas de ingeniosa apariencia, para sumarse a la celebración con mucha alegría, disfrutando de sus desfiles.

A pesar de que se trata de un carnaval celebrado en diferentes regiones del país, su gran desfile tiene lugar en la avenida George Washington de Santo Domingo; en su malecón, que por años ha sido el punto de partida de este evento.

Sin embargo, donde explota la algarabía, el sabor y se da rienda suelta al baile acompañado por su música alusiva es precisamente en el parque Enriquillo. Sus comparsas están basadas en temas alusivos a sus tradiciones, con trajes y carrozas creadas de forma original, llamativa y realmente divertida.

Se realizan singulares desfiles en localidades como Santo Domingo, Bonao, Puerto Plata, Montecristi, Río San Juan, Barahona y La Vega, que es el más antiguo entre todos ellos.

Pero se debe resaltar el hecho de que tanto los atuendos, como máscaras y personajes míticos participantes son diferentes para cada región; precisamente por revelar a través de ellos sus creencias y tradiciones folclóricas.

Puntualmente, se inicia la temporada del carnaval de República Dominicana con una gala bajo techo que tiene lugar en Santiago, con diferentes cronogramas de celebraciones que se cumplen hasta su cierre el día 27 de febrero, fecha que conmemora la independencia de esta nación, mientras que su evento más colorido es su último Desfile de Carnaval Nacional, que es realizado el primer domingo de marzo en su capital Santo Domingo.

Su trayectoria histórica

El carnaval en República Dominicana es un evento que se realiza desde la época de la colonia. Por ello, algunos historiadores consideran que se remonta al año 1520, cuando su primera festividad tuvo lugar a raíz de la visita a esta región de Fray Bartolomé de las Casas.

En aquel entonces, los residentes de este territorio se disfrazaron de moros y cristianos para agasajar a esta personalidad proveniente de España con la finalidad de frenar los abusos sobre los indígenas americanos.

Se impuso tradicionalmente llevar disfraces durante las festividades religiosas, pero entre los años de 1822 y 1844 dejó de hacerse, debido a la ocupación Haitiana.

Sin embargo, cuando República Dominicana logró su independencia el 27 de febrero de 1844 se retomó nuevamente esta costumbre, con la diferencia de que ya los disfraces no eran asociados a ninguna ceremonia religiosa sino más bien una festividad folclórica que tenía lugar tres días antes del miércoles de ceniza.

Desde entonces, febrero es el mes establecido para celebrar el carnaval dominicano y en él se da vida a personajes como:

  •         El Diablo Cojuelo: personaje destacado, provisto de un traje sobre el cual cuelgan sonajeros, espejos, cintas y cencerros.
  •         Roba La Gallina: disfraz con apariencia extravagante, provisto de un trasero y senos exagerados y una enorme cartera, sombrilla gigante y más.
  •         Los Lechones: personaje principal de la localidad de Santiago; similar al diablo cojuelo, pero con máscara de cerdo.
  •         Los Taimascaros: destacado personaje de Puerto Plata con el que se representa a los dioses taínos, ataviado con abrigos y blusas al estilo español; combinados con pañuelos alusivos a deidades africanas.
  •         Guloyas: una representación propia de San Pedro de Macorís, con trajes adornados con cuentas, plumas y sombreros altos.
  •         Los Pintaos: típicos de Barahona y caracterizados por mostrar sus cuerpos pintados de pies a cabeza en varios colores.
  •         Los Tiznaos: identificados a su vez como Los Africanos y se caracterizan por llevar su cuerpo pintado con aceite de autos quemado y polvo de carbón.
  •         Los Alí Babá: personajes que realizan bailes coreográficos al son de tambores, cuya temática es oriental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.